domingo, 1 de marzo de 2009

Francisco Morales Santos

 Francisco Morales Santos (Guatemala, 1940) es autor de una extensa obra poética por la que caminan no sólo la soledad, sino también el amor y la esperanza. Agua en el silencio, Ciudades en el llanto, Escrito sobre olivos, Cartas para seguir con vida, Poesía para lugares públicos, Conjuros contra gangrena y tumba, Ceremonial contra el olvido y Al pie de la letra son algunos de sus libros de poesía. Ha realizado varias antologías de poesía guatemalteca. Este año aparecieron Asalto al cielo (antología personal) y Ajonjolí (poesía para niños).
RESPLANDORES

Al remover la tierra,

se abre un paréntesis

y en él afloran trozos

de antigua alfarería:

vasijas, vasos,

incensarios, platos;

aparecen piedras talladas y redondas

que han de rodar por más siglos;

figurillas de jade de collares;

cuchillos de obsidiana

con la sed apagada para siempre;

se levantan estelas

que nuevamente empiezan

la tarea de relatar hazañas

de caballeros tigres,

y en nombre de sus antiguos dueños

hablan pitos y flautas zoomorfos;

toman forma:

un canal de riego,

una terraza,

un altar ceremonial.

 

Al remover la tierra afloran

calaveras y huesos:

unos muestran floridas inscripciones,

otros, el más reciente ayer.

TU NOMBRE, PATRIA

Una gota de miel que se desliza

en dirección al pecho,

en las primeras horas del día,

iluminada con ganas

por el sol;

gota tibia y espesa

de poder curativo insospechado.

Gota inquieta, florida,

permanente,

auténtica, fiel

y memoriosa.

Gota en el aire

y en los labios gota

es tu nombre,

Guatemala.

LA MAGIA DE LA DANZA

Para encontrar el pasado,

sólo dos agujeros ocultos

debajo de las cejas

le bastan al presente.

 

El bailador, entonces,

se libra del acecho

de su propio mundo:

mundo hecho de costumbres

que empañan su mirada,

mundo dado en raciones

de tortillas con chile

y de frijoles,

mundo de días y noches

medidos con la misma vara.

 

Y detrás de la máscara se vuelve

Luzbel,

o Fierabrás,

o Tecún,

o un par de Francia…,

o Pedro Avilantaro.

EL PAPEL DEBIDO

Cuando oigo entonar a Joan Baez

una de sus hoy viejas canciones

de protesta

—"Brothers in arms"—

pienso

que aun cuando hayan sido

gestos frágiles de hermandad humana,

endebles como un puente

de bambú o de lepa,

han ayudado a exorcisar eclipses,

una vez en Viet Nam,

otra en Sudáfrica,

otra en Nicaragua…

PEQUEÑO POEMA CONTRA LOS CULPABLES

DE QUE LAS COSAS SIGAN COMO HASTA HOY

Con lo que odio las aguas quietas,

sólo a la espera de que algún cristiano

se lance de cabeza

para deglutirlo

sin dejar, siquiera,

la huella de un círculo concéntrico,

(un odio semejante

al que le tengo al arma

que se hace la mansa

en una funda).

 

Con lo que odio las aguas quietas, digo,

me exaspera la gente sosegada:

la que arrulla que te arrulla el sueño

de que el tiempo pasado fue mejor;

la que no dice, ¡ejem!,

esta boca es mía,

este país es mío;

la gente que joroba

por quitarnos el aire con sus quejas

de hipocondría pura

y que hoy, como siempre, se la encuentra

sembrando una rosa

y cortando un clavel.

ORGULLOSA OPONENTE DE LA MUERTE

Frida Kahlo

se retrató a sí misma:

plenilunar,

estoica,

reconstruida.

 

Creó su atmósfera propia,

su antimuerte,

su territorio libre.

 

Creó sus reglas de juego

para apostar por la vida.

 

Y para no obviar detalles

posó de cara a la muerte

bajo una luz cenital.

 

Cuánto temple en el gesto,

cuánto enigma,

cuánto fuego rodeándole las manos,

los ojos y la boca,

cuánta palpitación votiva.

 

La suya es una saga

en la que el sufrimiento

se vuelve un contrafuerte.

SABIDURIA ANTIGUA

a Mario Payeras

De seguro que si las aves fueran

el corazón del universo,

nunca habría pasado inadvertida

su lección de elevarse

con espíritu fuerte

bajo los temporales,

pues los pájaros saben

que no hay invierno que dure cien años

y que, al pasar la tormenta,

la primera semilla que brota

es el sol.