viernes, 26 de junio de 2009

Guatemala - Historia de su Música

Música de Guatemala
La música de Guatemala reune en sí una amplia gama de estilos de distintas proveniencias. A través de las diferentes etapas históricas se manifiesta una riqueza musical y cultural de características muy propias y de validez universal.
Música maya
Para el conocimiento de la música de los antiguos mayas es indispensable el estudio de la iconografía conservada en códices, piezas de cerámica y arte mural. El instrumental de los Mayas según estas ilustraciones constó de instrumentos de viento (aerófonos) y de percusión (idiófonos). La primera de estas familias instrumentales agrupa a varios tipos de instrumentos: las flautas de caña y hueso, diferentes tipos de pitos, silbatos y ocarinas de variedad de diseños, y los vasos sibilantes. En vasos policromados de diferentes épocas también aparecen representadas una y otra vez las conchas marinas. Los murales de Bonampak también muestran a un grupo de guerreros mayas tocando largas trompetas como todavía aparecen en el Rabinal Achí del siglo 19.
En el grupo de los idiófonos se encuentra el tun, que es un tronco vaciado con una incisión en forma de H cuyas dos lengüetas resultantes se percuten con baquetas rudimentarias. Este instrumento todavía se ve ocasionalmente en Guatemala. También están los tambores de madera con una sola membrana de piel de venado o jaguar, así como las caparazones de tortuga de diferentes tamaños, los raspadores y las sonajas. Los instrumentos musicales estaban caracterizados por su estrecha conexión con las deidades del panteón maya.
Música tradicional
Si bien la música tradicional guatemalteca tiene orígenes en la antigua cultura maya, cuyos elementos se fusionarón a partir del siglo XVI con componentes de las culturas españolas y afro-caribeñas. Esto está representado en la marimba, considerada instrumento nacional, que contiene elementos conceptuales y constructivos provenientes de cada una de estas tres culturas que forman la base de la cultura guatemalteca.
La marimba
La marimba es un idiófono de la familia de los xilófonos que ha tenido un desarrollo notable a partir del modelo cultural original. Se distingue la marimba de arco, un instrumento portátil con un teclado diatónico provisto de resonadores de jícara; la marimba sencilla, que ya es estacionaria, estando apoyada sobre patas de madera, y ocasionalmente provista de cajas de resonancia construidas de madera; y la marimba doble o cromática, inventada en 1894, que posee en adición al teclado original diatónico (que representa las teclas blancas del piano) un teclado adicional con las notas equivalentes a las teclas negras del piano, con lo cual se logra reproducir la escala cromática de doce sonidos. Este invento abrió las puertas a que la marimba pudiera asimilar la música pianística en boga para esa época, y tuvo como consecuencia la popularización inmensa del instrumento durante el siglo XX en Guatemala.
Música histórica
Época del Renacimiento
Guatemala fue una de las primeras regiones del Nuevo Mundo en ser introducidas a la música europea, a partir de 1524. Los misioneros y clérigos trajeron consigo un amplio repertorio de cantos litúrgicos para las diferentes celebraciones del año católico. Tanto en la primera catedral, consagrada en 1534 y reconstruida después del traslado al Valle de Panchoy, como en las misiones de la Verapaz se cultivó el canto gregoriano y el polifónico. La polifonía estaba a cargo del maestro de capilla, de quien también se esperaba que contribuyera los trozos corales que fueran necesarios. Entre los maestros de capilla, se destacaron durante el siglo XVI tres compositores ibéricos que trabajaron en la catedral de Santiago de Guatemala: Hernando Franco, Pedro Bermúdez y Gaspar Fernández. Todos ellos dejaron composiciones de altísima calidad, contenidas en diversos manuscritos eclesiásticos y destinadas principalmente a las liturgias de vísperas y de la misa.
Época barroca
Durante el siglo XVII cambió el gusto, dándose preferencia al género del villancico de maitines. Estas composiciones, de estilo barroco, estaban escritas mayormente en castellano, pero también en dialectos seudo africanos, gallegos, italianos o franceses, y ocasionalmente en acentos indígenas guatemaltecos. Los más grandes compositores en este género fueron Manuel José de Quirós y Rafael Antonio Castellanos. A éste último correspondió encarar el traslado a la Nueva Guatemala de la Asunción, a la cual llegó en noviembre de 1779. Entre sus coetáneos y alumnos varios se destacaron como compositores, como Manuel Silvestre Pellegeros, Pedro Antonio Rojas y Pedro Nolasco Estrada Aristondo.
Época clásica
José Eulalio Samayoa es el compositor emblemático de esta orientación estilística. Fue uno de los primeros compositores de las Américas, si no el primero, en abordar la composición del género de la Sinfonía. De sus obras en este género nos han quedado tres: la Séptima Sinfonía, así como la Sinfonía Cívica y la Sinfonía Histórica. También escribió mucha música sacra en latín, así como villancicos en castellano. José Escolástico Andrino también cultivó el género de la sinfonía y el villancico. Otros compositores de esa época son Juan de Jesús Fernández y Remigio Calderón.
Romanticismo
La música sacra y el género de la sinfonía después de Samayoa está representado por Indalecio Castro. Otras tendencias musicales románticas están representadas por la música pianística, la ópera, las bandas militares y el invento de la marimba cromática. La música pianística obtuvo un gran impulso con el regreso de Europa de un grupo de virtuosos, quienes también habían aprendido la composición musical: Herculano Alvarado, Luis Felipe Arias, Julián González y Miguel Espinoza. La labor de ellos sería continuada entrado el siglo XX por pianistas compositores como Alfredo Wyld, Rafael Vásquez y Salvador Ley. El género de la ópera fue introducido en Guatemala por Anselmo Sáenz y Benedicto Sáenz hijo, quienes de esa manera abrieron las puertas a que se recibiera la frecuente visita de compañías de ópera italianas, y a que se construyeran teatros para el efecto, como el Teatro Colón, el Teatro Municipal de Quetzaltenango y el de Totonicapán. Las bandas se desarrollaron principalmente gracias a la acción del director prusiano Emilio Dressner, quien introdujo nuevas técnicas instrumentales y una disciplina adecuada para el estudio y la interpretación instrumental. Entre los compositores que fueron discípulos de Dressner se destacaron Germán Alcántara, Rafael Álvarez Ovalle y Fabián Rodríguez.
La marimba cromática
Un paso fundamental fue el invento en 1894 de la marimba de doble teclado o cromática, realizado en Quetzaltenango por el compositor capitalino Julián Paniagua Martínez y el constructor de marimbas quetzalteco Sebastián Hurtado. A partir de entonces fue posible para las marimbas interpretar las piezas de música de salón en boga, aprendiéndose valses, mazurcas, polkas, pasodobles y otras, de las cuales también empezaron a componer los autores locales. Ente estos sobresalieron los hermanos Bethancourt, representados por Domingo Bethancourt, los hermanos Hurtado, en especial Rocael Hurtado, y los hermanos Eustorgio, Higinio y Benedicto Ovalle, Wotzbelí Aguilar y Mariano Valverde, entre los integrantes de numerosas marimbas que se formaron durante las primeras décadas del siglo XX.
Valoración de lo autóctono
La postura de interesarse por la música autóctona y también por las temáticas literarias del pasado maya se cristalizó en la actividad y obra de Jesús Castillo. Sus oberturas indígenas y más tarde su ópera Quiché Vinak fueron fundamentales para establecer una postura de apreciación y valoración de las herencias culturales guatemaltecas. Su hermano Ricardo Castillo, compositor, quien tuvo la oportunidad de estudiar en París, continuó con esta orientación, introduciendo a su música elementos estilísticos del impresionismo y del neoclacisismo musicales. José Castañeda fue otro compositor de esa generación en interesarse por el pasado maya, si bien en sus composiciones instrumentales mantuvo una postura más bien experimental, en tono con las tendencias más avanzadas de su tiempo. Una influencia importante emanó del compositor austriaco Franz Ippisch, quien hizo los primeros pasos hacia la valoración de la herencia musical histórica y proporcionó recursos a varios jóvenes músicos de Guatemala. Entre los alumnos de estos maestros varios se interesaron por seguir la misma corriente, componiendo obras basadas en historias del Popol Vuh o en la temática del Rabinal Achí. Esta postura valorativa se manifestó en diversos entornos estilísticos, extendiéndose al ámbito de la marimba y de la composición electroacústica a finales del siglo XX.
Vida musical
En la actualidad, en Guatemala se cultivan varios géneros de la música clásica. La Orquesta Sinfónica Nacional tiene temporadas escolares, populares e internacionales, en las que participan directores invitados, ya que no tiene director permanente. Hay varias orquestas juveniles en la Ciudad de Guatemala, formadas por estudiantes y con el apoyo de fundaciones. La Orquesta Millennium es una agrupación ad hoc que se ha dedicado a la valoración de la música clásica de Guatemala, desde el Renacimiento y el barroco hasta la actualidad, presentándola a menudo junto a la música de los grandes maestros universales. El Coro Nacional, fundado en 1945, se ha enfocado en la música regional de Guatemala. Hay numerosos coros universitarios y de aficionados que se reunen en convergencias corales como la Musicoral y la Guatecoral, entre otras. Recientemente, se han formado varios coros juveniles. También hay cantantes de ópera, entre quienes se destaca Luis Felipe Girón May. Ofrecen recitales con arias y otros trozos operáticos, y una o dos veces al año participan en montajes de óperas. Estos se realizan en el marco de festivales, con artistas y directores extranjeros, ya sea en escenarios de la Antigua Guatemala o bien en el Teatro Nacional de la Ciudad de Guatemala. Hay diversos grupos de cámara como cuartetos de cuerda, quintetos de vientos, dúos, tríos, etc. Un número más bien reducido de pianistas y guitarristas clásicos ofrece recitales ocasionales en salas de cámara.
Música popular moderna
Edgar Ricardo Arjona Morales (Jocotenango, Guatemala, 19 de enero de 1964), conocido en el mundo artístico como Ricardo Arjona o también Arjona, es un cantante y compositor guatemalteco de música pop y baladas.
Ricardo Arjona, ha alcanzado fama internacional y ha cosechado un gran número de éxitos, entre los que destacan Jesús, verbo no sustantivo, Si el norte fuera el sur, La mujer que no soñé, Te conozco, Tu reputación, Quiero, entre otros.Ricardo Arjona es un cantautor guatemalteco, que ha sido nominado a tres premios Grammy y ganado dos: el Grammy (2007) y el Grammy Latino (2006), ambos por su álbum "Adentro" (2005). Nació en el pueblo de Jocotenango, cerca de Antigua Guatemala, el 19 de enero de 1964; hijo de Don Ricardo Arjona Moscoso y de Doña Noemí Morales de Arjona. A los 2 años, su familia se trasladó a la Ciudad de Guatemala donde él vivió toda su infancia y pudo iniciar sus estudios académicos y musicales.
Además de Arjona, la escena musical popular guatemalteca está en ebullición. Solistas y cantautores como Carlos Peña (ganador de la segunda edición del reality show Latin American Idol), Ricardo Andrade, Giovanni Pinzón, Carlos Catania, la cantautora Shery, Raul Aguirre y Giovanni Passarelli, entre muchos otros, han logrado hacerse un espacio entre el público local. Así también, grupos y bandas como Bohemia Suburbana, Influenza, Malacates Trébol Shop, Viento en Contra aunque Viento en Contra grabó su último CD con dinero del pueblo para ser exactos 1 millon de $, Viernes Verde, El Clubo, y la Gran Calabaza. Fabiola Rodas, la ganadora del segundo lugar del reality show La Academia. Además está Anneliesse Magermans que le hace la competencia a Fabiola Rodas.
Los géneros caribeños, como la salsa y merengue también cuentan con varios exponentes locales. El más conocido localmente sea el Grupo Rana y FM Zacapa.
En Guatemala tambien hay músicos instrumentistas, por mencionar un ejemplo, Fernando Martín [1], un baterísta de envidiable trayectoria, graduado del PIT (Percussion Institute of Technology) en el Musicians Institute en Hollywood, California de donde se graduó como Estudiante Sobresaliente de Año con Honores Vocacionales. Los géneros que interpreta varian desde el rock hasta el jazz, con mas de 20 años de experiencia es, sin duda, uno de los mejores musicos que Guatemala tiene.
Discos sugeridos
Marimba guatemalteca
Chapinlandia: Marimba Music of Guatemala. Música de Paco Pérez, Guillermo Fuentes, Leopoldo Rodas Santizo, Domingo Bethancourt, Belarmino Molina, Wotzbelí Aguilar, Gumercindo Palacios, Valentín del Valle Góngora, Manuel Samayoa Gutiérrez, Froilán Rodas Santizo, José Ernesto Monzón, Rodolfo Narciso Chavarría, María del Tránsito Barrios, Mariano Valverde y Germán Alcántara. Marimba Chapinlandia. Washington, D.C.: Smithsonian Folkways Records, SFW CD 40542.[5]
La música de Domingo Bethancourt. Marimba Hurtado Hermanos. Guatemala: Disco Centro, 1997, 97026.
Música barroca guatemalteca
Joyas del Barroco en Guatemala. Música de Rafael Antonio Castellanos, Pedro Nolasco Estrada Aristondo y Manuel José de Quirós. Cristina Altamira, mezzosoprano. Ensemble Millennium. Guatemala: Universidad Rafael Landívar, IM 1206, 2006. [6]
Tesoros Musicales de la Antigua Guatemala. Música de José Escolástico Andrino, Rafael Antonio Castellanos y José Eulalio Samayoa. Cristina Altamira, mezzosoprano. Orquesta Millennium, Dieter Lehnhoff, dir. Guatemala: Universidad Rafael Landívar, IM1103, 2003. [7]
Música ligera guatemalteca
Valses inolvidables de Guatemala. Música de Germán Alcántara, Belarmino Molina, Lorenzo Morales, Paco Pérez, José Eulalio Samayoa, Mariano Valverde y Miguel Zaltrón, en versiones de Dieter Lehnhoff. Orquesta Metropolitana Millennium, Dieter Lehnhoff, dir. Guatemala: ADESCA, 2000.[8]
Melodías inolvidables de Guatemala. Música de Germán Alcántara, Julián González, Salvador Iriarte, José María Muñoz, Julián Paniagua Martínez, Arsenio Ralón, Anselmo Sáenz. Orquesta Millennium, Dieter Lehnhoff, dir. Guatemala: Universidad Rafael Landívar,[9], Fundación Soros-Guatemala, y Consejo Guatemalteco de la Música, IM3307CD, 2007. [10]
Serie Música Histórica de Guatemala.
(Auspiciada por la Asociación de Amigos del País y Fundación para la Cultura y el Desarrollo, 1992-99).
Vol. 1. Orígenes. Música de Dieter Lehnhoff y músicas autóctonas de hoy. HGG 10599.
Vol. 2. Coros de Catedral. Música de Hernando Franco, Pedro Bermúdez, Gaspar Fernández, Juan Pérez, Tomás Pascual y Anónimos de Huehuetenango. Ensemble Millennium, HGG 20394.
Vol. 3. Capilla Musical. Música de Rafael Antonio Castellanos, Pedro Nolasco Estrada Aristondo, Manuel Contreras, José Eulalio Samayoa, Manuel José de Quirós y Pedro Antonio Rojas. Cristina Altamira, Quinteto Millennium, HGG 30192.
Vol. 4. La Sociedad Filarmónica. Música de José Eulalio Samayoa, José Escolástico Andrino y Benedicto Sáenz hijo. Cristina Altamira, Ensemble Millennium, Nueva Orquesta Filarmónica, Dieter Lehnhoff, dir. HGG 40293.
Vol. 5. Ecos de antaño. Música de Luis Felipe Arias, Germán Alcántara, Julián González, Julián Paniagua Martínez, Herculano Alvarado, Rafael A. Castillo, Ricardo Castillo, Paco Pérez, Germán Alcántara, Domingo Bethancourt y Domingo Fuentes Girón. Nueva Orquesta Filarmónica, Banda Marcial, Marimba Inguat. Cristina Altamira, Nery Cano, Zoila Luz García-Salas, Lester Homero Godínez, Dieter Lehnhoff. HGG 50497.
Vol. 6. Senderos. Música de Benigno Mejía, Enrique Solares, Enrique Anleu Díaz, William Orbaugh, Dieter Lehnhoff, Joaquín Marroquín, Joaquín Orellana, Jorge Sarmientos y Lester H. Godínez. Varios intérpretes. HGG 60699.
Vol. 7. Milenio: Mil años de música en Guatemala. Música de Tomás Pascual, Pedro Bermúdez, Gaspar Fernández, Manuel José de Quirós, Rafael Antonio Castellanos, José Eulalio Samayoa, José Escolástico Andrino, Germán Alcántara, Paco Pérez, Jorge Sarmientos y Dieter Lehnhoff. HGG 70799.
Etnofusión
Tejedora de sueños, "Un viaje a través del misticismo Maya y Mexica". Música de Magda Angélica. Arreglos de Fernando Scheel. Producción Guatemala/México, 2005.
Ilhuikatzin. Música de Magda Angélica. Album basado en la espiritualidad Maya. Arreglos de Fernando Scheel. Guatemala, 2007.
Hacedor de Lluvia. Musica de Ranferi Aguilar. Música instrumental inspirada en leyendas mayas recolectadas y publicadas por Angelika Bauer. Utiliza réplicas de instrumentos mayas prehispánicos y actuales fusionados con la guitarra.
Música popular contemporánea
El Amor es un Fantasma. Artista: Shery [11]. Letra y música: Shery (compositora principal). Compositores invitados: José Luis Perales y Francesco Sondelli. Año 2008. Producción de Creatorium Music.
Tu Lugar. Música de Giovanni Passarelli. Arreglos de Fernando Scheel. Producción en Guatemala 2005 y Reeditado en Argentina en 2008.
"Alto al Fuego" de la agrupación guatemalteca Alux Nahual. Año 1987. Producción de Dideca.
"Americamorfosis" de la agrupación guatemalteca Alux Nahual. Año 1993. Producción de Sony Music.
"Para darte VIDA" de la cantautora guatemalteca Violeta Blanc quien graba bajo el pseudónimo Chiqui Brechas. Reportaje publicado en la revista Guatemala City Magazine