sábado, 15 de mayo de 2010

Luis Nishizawa - Pintor Mexicano




Born in San Mateo Ixtacalco, Mexico, in February 2, 1918, to a Japanese father and a Mexican mother. Began art studies at the Academy of San Carlos, 1942. Spent five years as a painter’s aasistant working with Julio Castellanos, José Chávez Morado and Alfredo Zalce. First solo exhibition, 1951. Taught painting at the School of Visual Arts, beginning in 1955. Has participated in numerous exhibitions in Mexico and abroad. Important commissions include a ceramic mural in Keisei, Japan, 1981. Luis Nishizawa is recognized as one of Mexico’s leading landscape painters of the 20th century. His traditional approach and his reduction and simplification of forms ally him with such great landscape painters as Dr Atl, Gerardo Murillo. Nishizawa currently works and teaches in Toluca, in a late eighteenth-century house that he has converted to a studio and museum in which to display his paintings to the public.

Luís Nishizawa nació en una hacienda de San Mateo Iztacalco en el Municipio de Cuautitlán en el Estado de México en 1918, misma que pertenecía a un tío de la actriz Dolores del Río. Hijo de padre japonés (originario de Nagano) y madre mexicana (nacida en San Pedro Tenopalco), el pintor, dibujante y retratista vivió hasta los seis años en la tierra de su progenitora y después se traslada a la ciudad de México.

 Mi primer contacto con las artes plásticas fue cuando tenía dos años, comparte el realizador de Joven Juchiteca e Interior, con el semblante de un niño que explora en su pasado. Recuerdo en mi casa una mesa cubierta por un mantel y muchas flores. A la vez que me preguntaba por qué tantas flores, admiraba atónito sus colores.

 Después supe que en los pueblos, cuando muere un niño, la mesa se cubre de flores y que allí se pone el ataúd con el cuerpo. No sabía nada de la muerte. Pero al siguiente día vi a mi padre cargar la cajita de madera que estaba encima de la mesa. Tampoco sabía que mi hermano estaba muerto. Lo único de lo que estoy seguro es que era otoño porque las flores tenían un amarillo oscuro. Nunca pensé que sería pintor, sin embargo, siempre llevo este recuerdo a la hora que pinto o cuando escucho música.

 Mi propuesta plástica es diversa. Empecé pintando en la Escuela de Pintura Mexicana. Mis primeras obras se apegaron a los temas de los grandes muralistas. Luego emprendí mi propia búsqueda por varios caminos hasta llegar a un abstraccionismo absoluto que, he dejado para alcanzar una semi-figuración poética. Aunque todo arte es abstracto, referirnos al abstraccionismo absoluto es perseguir aquello que se aleja de una realidad figurativa.

 Aunque admira a muchos pintores admite que quienes han influido en su obra son José Clemente Orozco, a quien conoció, y Rembrandt; éste último por el dominio de la técnica. Asimismo, resalta la obra del pintor japonés Hiroshige, ya que para él existe una relación intrínseca entre la poesía y el arte pictórico del Japón: “No sé mucho de poesía japonesa pero conozco algo de los haikús, que son poemas de 17 sílabas. Sobre dicho arte hice una serie de veinticinco cuadros, tomando como principio la brevedad del haikú”.

 En este contexto, Luís Nishizawa vive sus raíces desde una perspectiva autónoma: “En mi obra no intento ser japonés ni mexicano sino artista. Conozco bien Japón porque he montado varias exposiciones, pero yo me crié en México. Si algo brota del Japón en un cuadro, será la sangre que llevo, y no un prejuicio. Lo cierto es que ambos países son ricos en cultura”.

 Si bien creo en el talento de mucha gente, también creo en el valor de la academia. Primero, es necesario conocer la técnica, ser artesano. Ya luego puede uno pensar en ser artista, todo depende de cuánto demos a cambio. La importancia de la academia tiene que ver con ese dicho de que para romper las reglas primero hay que conocerlas.

 Cuando pintas pones en juego todo. Una vez terminada la obra, haces lo que puedes. En mi caso, suelo trabajar cuatro o cinco cosas simultáneamente, y a pesar de haberlas terminado y firmado, las vuelvo a retomar. Surgen nuevas ideas y lecturas.

 En la vida cotidiana del actual maestro (en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM), que tantas veces hurgó en el dibujo la esencia de su madre, hay elementos indispensables como la amistad y el amor expresado a los demás. Si hay algo que Luís Nishizawa admira y envidia es la inteligencia en una persona.

 Miembro del Sistema Nacional de Creadores del Conaculta, destaca la trascendencia de los estímulos que recibe una buena cantidad de creadores de México: “Es una fortuna tener un organismo como el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, por eso creo que las críticas de quienes no conocen a fondo su estructura carecen de validez”.

 Entre las obras del creador, sobresalen Nocturno, Mirasoles, Festival, Serranía cora, El sueño de mi madre, El sueño del niño bobo, Camarones, Charales, La pasión de Ixtapalapa, Retrato de María, Don Hermilo...mi amigo, Mi hijo Gabriel, Mi hijo Luís, Mi pequeña Adriana, Autorretrato y Mi padre en sus largos días, todas realizadas con un alto contenido poético que juega con la irrealidad de la cotidianeidad hasta caer en un abstraccionismo como síntesis del pensamiento humano.

Vitral del Archivo General del Estado de México.
1987
3 x 5 Mts



Valle de México
1947
Oleo - Tela



Tlayacapan
Acuarela
38 x 64



Sierra de Sta. Catarina



Pescador



Paisaje
Oleo - Tela - Masonite
30 x 40











los Volcanes
Mixta - Papel
40 x 80



Sin nombre



Indígena




Juderos
1952
Oleo - Madera
60 x 45




Geometría - Desnudo No. 5
Témpera - Lino - Madera
80 x 122



Edificio Verde



Colibrí



Casa



Campiña
43 x 56
2003



Caín
1980
Litografía



Caballos



Zapateado



Autorretrato
1988
Acuarela - Papel